Anécdotas de la clase de ELE

Moda y cambio climático
Enviada por Leonor Quintana

El tiempo es tan inestable y el llamado cambio climático tan evidente que a lo mejor es una buena idea lo de las "camisas de MANTA corta" que escuché a un candidato al DELE B1.

Al cine, pero de incógnito
Enviada por Leonor Quintana

Otro candidato al DELE B1 nos dijo -describiendo lo que veía en una de las historietas- que "el chico va a la taquilla a comprar BIGOTES para el cine"... ¿Iría a ver una película porno y quería disfrazarse para que nadie pudiera reconocerle???

La familia

Pregunta en el examen de expresión escrita: "Tu familia" Respuesta de la alumna: "Tengo una madre, un padre y tres hermanos. Mis abuelos son muertos. Tengo un tío, dos tías y tres coñitos". Cuando me recuperé del susto (y del ataque de risa), me di cuenta de que como tiene tres hermanos, tiene tres cuñados.

Candidata longeva
Enviada por Leonor Quintana

Ayer examinamos para el DELE B1 a una candidata que dijo tener seiscientos años, aunque solo aparentaba unos dieciséis!!! (Tuvimos que hacer un esfuerzo para no soltar la carcajada.)

Restauraciones infectas
Enviada por Leonor Quintana

Andaba medio muerta de aburrimiento corrigiendo un texto de tema histórico cuando, de repente, leo: "la restauración bubónica de Fernando VII"...

Casi me muero del todo pero de la risa!!!

Trabajar de camarera...no tiene precio

Hace un par de años trabajé en un bar que tiene fama porque tanto los camareros como los clientes son extranjeros. Allí me pasaron algunas anécdotas muy curiosas:

- Una de mis compañeras era brasileña y tenía muchos problemas con distinguir la pronunciación de "r" y "j". Mi jefe se llama Ramón, así que os podéis imaginar lo gracioso que fue cuando un día se acerca y me dice: "Rosa, por favor, ¿puedes pedir un pincho de Ramón a la cocina?" Sabía que no se llevaban muy bien pero tampoco para tanto...

- Otro día se acercan dos extranjeros a la barra. Veo que uno de ellos le está explicando al otro lo que tiene que decir, así que cuando acaba de explicárselo, se acerca y me dice: "¿Puedes darme un coño?" A lo que yo le contesto: "hombre poder puedo, pero creo que no es eso lo que me quieres pedir" Todavía recuerdo las risas de su amigo mientras le estaba explicando qué me había dicho...

- Otro de mis compañeros me estaba contando que por fin había hablado con la chica que le gustaba de su clase y me dijo: "no hablé mucho con ella porque estaba muy excitado y tenía vergüenza" Por supuesto le expliqué que "excitado" podía tener más significados...

Candidato extravertido
Enviada por Leonor Quintana

La anécdota no es mía sino que la cuenta J.V. Piqueras -actual Jefe de Estudios del IC de Atenas- en un podcast de "L de Lengua":

En los exámenes DELE hay que preguntar al cadidato qué fórmula de tratamiento prefiere que se utilice durante la prueba oral.
- Examinador: ¿Quieres que hablemos de tú o de usted?
- Candidato: Oh, sí! Hablemos de mí, hablemos de mí!!!

Me duele...

En una clase de alumnos franceses, una alumna de dice toda compungida, "profesora, no estoy bien, me duele mucho la teta!" Carcajada por mi parte y aclaración, "no, Marwa, no te duele la teta, te duele LA CABEZA!!" (cabeza:tête)

Paralluvias
Enviada por Alix Elena Rosales

Durante un DELE en la universidad de Catania, estaba evaluando a un jovencita, candidata de B1. Al llevar a la viñeta, ella miraba con atención y se lanzó a contar que "este perro le quitó al hombre el "paralluvias". Y me dejó maravillada de la relación que hizó y que jamás se había ocurrido: si existe "paracaídas", "quitasol" y "parasol"...¿por qué no "paralluvias"?

Eso de llegar tarde...

Mi alumno Michael llega tarde a clase. Abre la puerta con ímpetu buscando cómo disculparse. Entre jadeos por la carrera que se había pegado dice: "¡Perdón! ¡Perdón por ser retrasado!"

Un vino muy envenenado
Enviada por Vicent J. Girbés

Esa mañana me vieron más contento de lo que es habitual en el aula de acogida, y Chaimae (alumna de Marruecos) me dijo sonriendo: ¡Vicent, estás contento porque comes mucho jamón y bebes veneno! Se refería, claro está, al vino.

¿Cuatro qué?

Durante una de las lecciones con alumnos suecos de 7º grado, les pedí a los alumnos que contaran algo sobre ellos mismos. Una de las alumnas más tímidas dijo:
-Tengo cuatro coños.

Podeis hacerse una idea de la cara que se me quedó...
(Lo que la alumna quiso decir fue "Tengo cuatro conejos". Al leer la palabra, no se dio cuenta de la -E-, por lo que leyó "conjos". -NJ- es el equivalente sueco a la -Ñ-.)

Pages