Mi primer día de...

Autor(es): 

Materiales para la actividad

Objetivos 

Se trata de que los alumnos se aproximen al texto literario, en este caso a un poema de Luis García Montero, “Primer día de vacaciones”, y a su vez darles la oportunidad de que ellos se dejen llevar por su instinto creativo y poder convertir actividades cotidianas en un producto creativo.

Desarrollo 

1. Puedes jugar con la frase “Primer día de vacaciones” sin llegar a decirles que se trata del título de un poema. Pregunta a los alumnos qué cosas o períodos pueden tener un primer día: el curso escolar, la vida en matrimonio, un trabajo..., y que ellos hablen de un primer día para ellos. Pueden mentir y que a continuación los demás decidan si es mentira o no.

2. Luego les dices que “Primer día de vacaciones” es el título de un poema de Luis García Montero, un poeta español contemporáneo. A continuación les entregas las estrofas del poema. El objetivo es que, aunque sea un poema y haya metáforas y otros recursos literarios, el alumno consiga ordenarlo, dado que está basado en un hecho que bien podría ser real. Antes de que lo ordenen con las partes que se le ofrecen, si el profesor lo cree conveniente, se podría hacer que el alumno lo completara de forma libre, que dejara volar la imaginación.

3. Después de haber ordenado el poema podrías tantear si en la clase hay alguien a quien le guste recitar. Lo recitaría un alumno e intentarían ver el significado del mismo. Durante esta fase, y como ayuda para la comprensión del poema, llama la atención de tus alumnos en las frases en negrita y les das la siguiente actividad. En esta actividad el alumno tendrá que relacionar las partes en negrita del poema con las entradas léxicas que se presentan en el ejercicio. De esta forma encontrarán una ayuda para llegar a un acuerdo entre todos sobre el significado del poema.

4. Como actividad final, pídeles que realicen una actividad que se titule: “Mi primer día de ___________”. Será un ejercicio semilibre que podrán hacer en forma de una narración, poema, una carta, un diario e incluso mediante un dibujo. El alumno debe sentirse libre para expresar ese “primer día” de la forma más cómoda para él.

5. Al final vuelve a hacer referencia al autor del poema y a la corriente que creó, la poesía de la experiencia, y pídeles que busquen información en internet sobre el autor, aunque sea un dato, para que el próximo día se pongan en común en la clase.